For more information, call: 573-331-3000

A-Z Health Topics


Return to Index

Cardo Bendito

Uses

Principales Usos Propuestos

El cardo bendito tiene una larga historia de uso en la medicina herbal europea. Todas las partes de la planta que crecen sobre la tierra se usan medicinalmente. La hierba se usaba principalmente para problemas digestivos, incluyendo acidez, gastritis, eructos, estreñimiento, y flatulencias. El cardo bendito también se usaba para enfermedades del hígado y la vesícula biliar. El cardo bendito también es un componente de la famosa terapia de combinación herbal Essiac, ampliamente usada (aunque sin apoyo científico) como un tratamiento para el cáncer .

¿Para Qué Se Usa el Cardo Bendito Hoy en Día?

El cardo bendito ha sido aprobado por la Comisión E de Alemania como un tratamiento para la pérdida de apetito y la indigestión no específica ( dispepsia ).
El cardo bendito contiene el componente amargo cnicina. Se cree ampliamente que las sustancias amargas fomentan el apetito, aunque esto no se ha probado.
La cnicina sí parece tener propiedades antimicrobianas, matando bacterias y hongos en el tubo de ensayo. 1,2 Sin embargo, estos hallazgos no indican que el cardo bendito se pueda usar como un antibiótico oral. Los antibióticos son sustancias que se pueden llevar al cuerpo a dosis lo suficientemente altas como para matar microbios a lo largo del sistema. En contraste, los extractos de cardo bendito, como los de muchas plantas, parecen tener propiedades antisépticas, lo cual significa que matan microbios al contacto directo.

Dosis

Una dosis típica de cardo bendito es de 2 gramos dos o tres veces diariamente.

Temas de Seguridad

Aunque no se han realizado estudios extensos de seguridad, se cree que el cardo bendito es seguro. Sin embargo, son posibles reacciones cruzadas entre personas alérgicas a plantas en la familia de las margaritas.
No se ha establecido la seguridad en niños pequeños, mujeres embarazadas o en lactancia, o personas con enfermedad hepática o renal severa.

References

1 Bruno M, Rosselli S, Maggio A, et al. Antibacterial evaluation of cnicin and some natural and semisynthetic analogues. Planta Med . 2003;69:277-81.

2 Barrero AF, Oltra JE, Alvarez M, et al. New sources and antifungal activity of sesquiterpene lactones. Fitoterapia . 2000;71:60-4.

Revision Information