For more information, call: 573-331-3000

A-Z Health Topics


Return to Index

En sus propias palabras: viviendo con trastorno obsesivo-compulsivo

IMAGE
Robert es un corredor de bolsa de 69 años de edad. Aunque al principio el creyó que algo andaba mal en el jardín de niños, no fue diagnosticado con trastorno obsesivo-compulsivo sino hasta 1969. El no ha permitido que los pensamientos obsesivos controlen su vida. El ha servido en la milicia, se ha casado, ha criado dos hijas y ha disfrutado de una exitosa carrera. Aquí, el comparte sus frustraciones y triunfos por encima de la enfermedad.
¿Cuál fue la primera señal de que algo andaba mal? ¿Cuáles fueron sus síntomas?
Desde 1937, comencé a notar una necesidad de repetir las cosas. Me mantenía diciendo una y otra vez, "ahora tengo cinco, ahora tengo cinco." Y aproximadamente a los 8 ó 10 años de edad, comencé a hacer rituales y cosas repetitivas, también me volví temeroso en situaciones sociales. Los pensamientos obsesivos te llevan a realizar rituales como un antídoto para la ansiedad que estos ocasionan. Yo no quería que nadie me viera haciendo rituales, así que no quería estar rodeado por personas.
Era difícil concentrarse en la escuela, ya que los pensamientos obsesivos capturaban mi atención. Tenía que volver a leer las oraciones de un libro dos veces. Me la pasaba contando de arriba hacia abajo. Golpeaba todos los pupitres del salón de clases. Todo el tiempo pensaba que algo espantoso iba a ocurrir.
La primera vez que estuve aterrorizado por los pensamientos fue en 1940. Vi a mi madre y abuela cocinando un pastel de chocolate, ellas me dieron un cuchillo para pastel y dijeron que podía probar el chocolate. Estaba delicioso, pero un pensamiento intruso e incontrolable entro en mi mente, diciéndome que agarrara el cuchillo y acuchillara a alguien. Salí corriendo del cuarto y puse mi cabeza entre mi cama y la de mi hermano, tratando de hacer un vicio que mantuviera alejado al pensamiento. Yo nunca le dije a mis padres acerca de mis pensamientos y rituales. Tenía miedo de que pensaran que estaba loco.
¿Cómo fue la experiencia del diagnóstico?
Cuando tenía 37, le dije a mi médico sobre los pensamientos. El sugirió que viera a un psiquiatra, el cual me hizo una prueba. Todos mis síntomas estaban mencionados en ésta, incluso el de mirar un cuchillo y querer herir a alguien. El dijo que tenía un caso grave de OCD.
¿Cuál fue su reacción inicial y a largo plazo del diagnóstico?
Pensé que era genial que millones de personas tuvieran lo mismo que yo tenía. Muchos de ellos nunca hablan al respecto. Estudie todo lo referente al OCD.
¿Cómo se trata su enfermedad? ¿Cómo controla su enfermedad?
Tomo una pequeña dosis de medicamentos antidepresivos y para la ansiedad. Con el OCD, se puede padecer depresión y ansiedad al mismo tiempo. Yo fui diagnosticado antes de que existiera terapia de comportamiento. Yo desarrollé mi propia terapia de comportamiento y concebí la manera para dejar de realizar los rituales. Por ejemplo, para ignorar las grietas de la acera, comencé por tocar la grieta con la punta de mi zapato. Luego lentamente movía mi pie a lo largo de la grieta. Un día la agarre a pisotones, y eso se sintió tan bien. Generé la idea de utilizar una obsesión para combatir otra obsesión. Para dejar de revisar si las luces estaban apagadas, yo repetía, "las luces están apagadas" cinco veces y me rehusaba a dejar que regresara a revisarlas.
Los pensamientos aún me rondan. Yo los llamo los demonios OC. No existe cura, pero no tengo que reaccionar y hacer los rituales. Tengo que trabajar en eso y me he entrenado a mi mismo para no poner atención a los pensamientos. Yo uso el humor. Cambio mi pensamiento a algo más, algo bello. La espiritualidad ayuda. Me he vuelto más orador.
¿Tuvo que hacer cambios en su dieta o en su estilo de vida a causa de su enfermedad?
No.
¿Buscó algún tipo de apoyo emocional?
Hace año y medio, fui a mi primera junta del grupo de apoyo. Yo pensé que había logrado mucho por mi cuenta, pero los miembros me hicieron ver cosas de las que no me daba cuenta.
¿Su condición causa/causó algún impacto en su familia?
No me case sino hasta que tenía 40 años de edad. Siempre quise tener hijos y decidí que mis miedos sociales estaban apartándome de encontrar a una persona amorosa. Ella me dió dos hermosas hijas. Aun tenía unos cuantos rituales cuando no casamos y estaba tomando medicamentos. Mi esposa asistió al grupo de apoyo, y el último verano, fuimos a una convención de OCD.
¿Qué consejo le daría a alguien que esté viviendo con esta enfermedad?
El OCD no es su culpa. Usted es una buena persona que podría padecer de horribles pensamientos. Puede superar los rituales. Combátalos y nunca se rinda.
Las entrevistas fueron realizadas en el pasado y pudieran no reflejar estándares y prácticas actuales en la medicina. Hable con su médico para conocer mayores detalles sobre cómo esta condición es manejada y diagnosticada en el presente, así como para conocer que tratamientos son los adecuados para usted.